Cómo prevenir las lesiones deportivas


Ya hemos hablado de cuáles son las lesiones más comunes en la práctica deportiva. Hoy os contaremos que debes tener en cuenta si quieres prevenir las lesiones deportivas.

1. El calentamiento y estiramiento de los músculos es fundamental antes de comenzar cualquier actividad física. Este tipo de ejercicios y movimiento suaves nos ayudarán a que el cuerpo se vaya preparando para la tarea principal de mayor intensidad y evitar así el riesgo de lesiones.

Un buen calentamiento no debe durar menos de 15-20 minutos y se debe comenzar con ejercicios suaves donde poco a poco se va aumentando la intensidad.

Deberemos además comenzar con un calentamiento general, destinado a la preparación de todo el organismo (carreras suaves, movilidad articular, estiramientos, etc.) para posteriormente realizar un calentamiento específico, donde incidiremos más en músculos que vayan a ejercitarse más en nuestra actividad principal.

2. Utiliza un equipamiento adecuado en la práctica de deporte y recuerda utilizar el calzado adecuado. Existen cientos de distintos modelos de zapatillas en el mercado y saber cuáles comprar puede resultar complicado. Deberás tener en cuenta la disciplina deportiva que vayas a realizar, la superficie donde la vayas a realizar, o la morfología de tu pie.

3. Realiza estiramientos después del ejercicio para que los músculos y las articulaciones reduzcan su intensidad por el esfuerzo y vuelvan a su estado natural. Esta etapa de enfriamiento debe durar entre 5 y 15 minutos y debe consistir en caminar y estirar los músculos que hemos usado durante el ejercicio.

4. Conoce la técnica del ejercicio y si es necesario revise esa técnica con un entrenador o experto. Muchas veces que nos apuntamos al gimnasio para hacer ejercicio y mejorar nuestra salud nos encontramos con máquinas que no sabemos utilizar. Estas maquinas están diseñadas para realizar el ejercicio en una posición correcta y determinada. Realizarla de otra manera podría ocasionar lesiones musculares, de espalda, hombros, etc.

5. Es importante que conozcas tus límites y, poco a poco, de acuerdo a su capacidad, incremente la intensidad. De igual forma, es importante que sepa cuando detenerse. Un gran sobresfuerzo sólo le ayudará a provocar un tirón o distensión muscular.

6. Acude a un quiropráctico. Los quiroprácticos no sólo tratan las lesiones una vez se han producido, sino que además ayudan a prevenirlas.

¿Eres deportista? Pon en marcha estos consejos de cómo prevenir las lesiones deportivas y disfruta de tu hobbie sin interrupciones y por mucho tiempo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *