CIÁTICA



La ciática se produce por un pinzamiento en la raíz del nervio ciático. El origen del problema se encuentra en la zona lumbar. Puede deberse a que las vértebras lumbares pincen el nervio o bien a que sea una hernia discal la que esté produciendo el pinzamiento.

El síntoma es un intenso dolor que baja por el glúteo y la parte trasera de una o ambas piernas. En ocasiones tambien se tiene una sensación de hormigueo y pérdida de sensibilidad en las piernas. Generalmente a los pacientes se les recetan calmantes y antiiflamatorios que encubren temporalmente los síntomas, pero el pinzamiento continúa existiendo y el origen del problema se queda sin tratar.

El quiropráctico, mediante un suave movimiento de las vértebras lumbares, corrige el pinzamiento. De esta manera se logran mejores resultados. Se reduce el problema desde su origen y se evita que el paciente necesite tomar medicamentos.

¿Qué es la Ciática?

Lo que comunmente conocemos como ciática se trata de un pinzamiento en la raíza del nervio ciático.

El origen del problema se encuentra en la zona lumbar. Puede deberse a que las vértebras lumbares pincen el nervio o bien a que sea una hernia discal la que esté produciendo el pinzamiento. El síntoma es un intenso dolor que baja por el glúteo y la parte trasera de una o ambas piernas. En ocasiones tambien se tiene una sensación de hormigueo y pérdida de sensibilidad en las piernas.

¿Como mejorará el quiropráctico su ciática?

El cuidado quiropráctico de la ciática es una técnica indolora. Se incide en la raíz del problema. Es decir eliminando el pinzamiento del nervio ciático, en vez de administrar analgésicos para solo mitigar los dolores.

El ajuste quiropráctico se hace mediante suaves movimientos consiguiendo así apartar la hernia de la raíz nerviosa y con ello el pinzamiento del nervio ciático, que es lo que provoca la incómoda sensación de dolor en la parte posterior de la pierna y la sensación de hormigueo y acorchamiento.

Con la quiropráctica evitamos la ingesta innecesaria de medicamentos y en los casos mas graves, la cirugía. Además se logra una recuperación más rápida que con otras técnicas y si se sigue adecuadamente el tratamiento evitaremos futuras recaídas, eliminando así el problema para siempre.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *